La cocina del club - 2.


  En un libro tan sintético no es de extrañar que haya pocas referencias culinarias. ¡Aunque sabemos del desayuno de un año entero!






  Aprovechamos, entonces, la sección para hablar del exquisito gulash, que es algo así como el plato nacional húngaro. Es un contundente guiso de carne, generalmente ternera, cocido a fuego lento -¡unas tres horas- con verduritas.   De postre, es bastante famosa la tarta Dobos. Son seis finas capas de bizcocho intercaladas con chocolate y como coronamiento, caramelo. ¡Ñam!



 La analfabeta

7 comentarios:

  1. Nada del otro jueves el desayuno, pero bastante apañaditos para lo demás los húngaros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... Y eso que el desayuno de la foto ha sido embellecido con la leche convertida en crema, al estilo de las caferías con estilillo. A saber cómo era el brebaje de aquella cantina...

      Eliminar
    2. I esa escumarada toda bébese, ou é puro ornamento e acaba por desaparecer coma nos refrescos de cola?

      Eliminar
    3. Algo queda; aunque mi experiencia con los cafés blancos es bastante limitida.

      Eliminar
    4. Los cafés morenos no tienen espuma?? Qué cosas!!

      Eliminar
  2. A ver quién se anima a hacer la tarta para probarla. ¿Alguna repostera/o voluntaria?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No parece una tarea sencilla, Ampa! ;)

      Eliminar

¡Gracias por participar!